La estimulacion cognitiva para mayores que realizan los profesionales en una residencia de ancianos en Madrid tiene como objetivo lograr mantener y activar las funciones cerebrales. Con el paso de los años, el organismo sufre cambios a todos los niveles y las capacidades cognitivas van desapareciendo o empeorando progresivamente, aunque de distinta forma en cada persona.

Las terapias para mayores logran mejorar el funcionamiento cognitivo general mediante distintas actividades que engloban ejercicios de memoria, atención, percepción, lenguaje y concentración entre otras. Su finalidad es ralentizar el deterioro que se produce con el paso normal del tiempo o por enfermedades como la demencia senilAlzheimer u otras como cuerpos de Lewy.

Existe una terapia apropiada para cada caso, no puede ser la misma para todas las personas porque no todas tienen la misma patología, es el profesional en neuropsicología quien debe hacer la valoración mediante ciertas pruebas científicas. Según los resultados, establecerá los ejercicios adecuados para el nivel cognitivo de cada paciente.

Una de las premisas más importantes es trabajar sobre las capacidades que aún conserva el paciente para evitar que se frustre. De esta forma, se logra mejorar el funcionamiento de las mismas, además de mejorar el ánimo y la autoestima.

Ventajas de la estimulación cognitiva

estimulacion-cognitiva-ancianos

Dentro de las principales ventajas que aporta a un paciente la terapia de estimulación cognitiva están las siguientes:

La calidad de vida mejora considerablemente

Esta terapia propicia que el cerebro mantenga las habilidades cognitivas que la persona necesita para la vida diaria. Paraliza el deterioro del cerebro y estimula cualidades como la oratoria o las relaciones sociales que hacen que sus relaciones personales con familiares, amigos o resto de la sociedad sean más fluidas. Consiguen mantener por más tiempo las funciones básicas que necesita para llevar una vida autónoma en la medida de lo posible.

La evolución de enfermedades disminuye y se retrasa

Gran parte de la población geriátrica sufre enfermedades que vienen a empeorar los síntomas que ya de por sí tienen por el paso del tiempo. La realización de ejercicios basados en rutinas diarias específicas, físicas y practicando órdenes verbales evitan o retrasan el deterioro por enfermedades como el Alzheimer u otros tipos de demencia.

Favorece la plasticidad neuronal del cerebro

Se denomina “plasticidad” a la capacidad del cerebro de adaptarse a las demandas del exterior, esta cualidad se ve beneficiada con la estimulación cognitiva.

Aumentan las funciones cerebrales

Estas actividades favorecen las funciones que todavía no se han visto afectadas, sobre todo la praxias o capacidad de realizar movimientos; gnosias o capacidad de reconocer información ya aprendida mediante los sentidos; funciones ejecutivas o procesos mentales para la adaptación al entorno, orientaciónatenciónrazonamientolenguaje memoria.

Previene la pérdida de memoria

Con los ejercicios de estimulación cognitiva se entrena la capacidad de retener y recordar de forma voluntaria conocimientos, información y experiencias ya vividas.

Favorece la autonomía del paciente en los quehaceres de la vida diaria

Se ejercitan recursos mentales para conseguir la ejecución de acciones consideradas relevantes para el día a día, ya sean manuales, como hábitos de higiene; o mentales.

Mejora la interacción del paciente con su entorno y se evita el aislamiento social

Las actividades del lenguaje permiten practicar las habilidades comunicativas, con lo que el paciente puede mantener esta función por más tiempo y relacionarse correctamente con sus familiares y amigos. En el caso de pérdida de esta habilidad, se puede ejercitar un sistema de signos que permitan al anciano comunicar sus pensamientos de forma escrita o gestual.

Disminuye las sensaciones de estrés, confusión y ansiedad

Gracias a la terapia de estimulación cognitiva, el paciente es consciente de dónde está en cada instante y de quién es, esto evita que se encuentre desorientado y con ello, que sufra consecuencias nerviosas indeseadas.

Actividades para la estimulación cognitiva

El desarrollo de estos ejercicios ayudan a las personas mayores o con enfermedades neurológicas a mantener el contacto con la realidad. Algunas prácticas importantes en esta terapia son las siguientes:

  • Ejercicios de lectura.
  • Memorizar dichos o refranes.
  • Ejercicios lingüísticos, como poner en orden oraciones o localizar palabras concretas en un texto.
  • Sopa de letras.
  • Puzzles.
  • Ejercicios de repetición.

 

Para el desarrollo de las actividades de forma productiva, es importante que el personal cuente con diversidad de materiales, como juegos, láminas con imágenes o cuadernos con ejercicios a fin de no caer en la monotonía y lograr que el paciente esté constantemente motivado para realizar los ejercicios.

Somos conscientes de los beneficios que aporta la estimulación cognitiva y recomendamos que todas las personas que lo necesiten sean tratados por un profesional en una residencia de ancianos en Madrid para mejorar sus condiciones de vida.

Muchas actividades pueden ayudar a estas personas, pero sobre todo es importante el papel de los trabajadores de la residencia de ancianos en Madrid, pues proporcionan al anciano cariño, comprensión y complicidad, además de hacerle sentir parte de la sociedad y útil.

Leave a comment