El cuidado integral de los ancianos es uno de los factores más importantes para mantener su salud. En una residencia de ancianos en Madrid, la nutrición de los mayores es una de las responsabilidades más importantes. Como sabes, está orientada no solo a cubrir las necesidades energéticas, sino a compensar las posibles deficiencias y a satisfacer los requerimientos especiales.

nutricion-mayores-residencia-ancianos-madrid

La alimentación en el cuidado de los mayores

Los ancianos constituyen un grupo heterogéneo y particularmente vulnerable. La dieta de tu familiar debe estar diseñada en función de ciertas situaciones especiales, ya que algunos nutrientes son más necesarios que nunca.

Por otra parte, la capacidad para regular adecuadamente los procesos relacionados con la alimentacion puede verse mermada como consecuencia del progresivo declive de las funciones orgánicas y la presencia de enfermedades crónicas. La ingesta inadecuada, a su vez, aumenta la posibilidad de sufrir ciertas patologías.

Debido al deterioro que acompaña a la edad avanzada, hay órganos y sistemas a los que se debe prestar especial atención. En el cerebro, el daño neuronal puede causar problemas como parálisis, bajo tono muscular, depresión o demencias. El esqueleto se vuelve frágil, debido a la pérdida de masa ósea y muscular. Las fracturas debidas a la osteoporosis son frecuentes, pero se puede disminuir este riesgo con una dieta adecuada.

Factores que influyen en la nutrición de los mayores

Hay muchas circunstancias que se conjugan para generar la malnutrición en las personas mayores. Entre ellas, es conveniente que conozcas las más importantes.

Masa muscular

Su reducción afecta el sistema esquelético, generando un mayor riesgo de fracturas. Al mismo tiempo, se produce inmovilidad y una merma de las reservas proteicas.

Aparato digestivo

La falta de piezas dentales disminuye la capacidad para masticar los alimentos, por lo que la primera fase de la digestión se hace deficiente. La menor secreción de saliva y la debilidad del reflejo afectan a la deglución. Las enzimas digestivas y el jugo gástrico se segregan en menor cantidad y el tránsito intestinal se enlentece.

Sensorio

Los ancianos pierden en parte el gusto y el olfato, lo que, como imaginas, altera la percepción de la comida y el placer que produce. La consecuencia es una nutricion deficiente. Por otra parte, el gusto por los sabores dulces o salados se acentúa, modificando los hábitos.

Medicamentos

Algunos fármacos pueden generar interacciones con los macro y micronutrientes. Entre los más importantes destacan la digoxina, los laxantes, varios antibióticos, los anticonvulsivos y los analgésicos.

Enfermedades crónicas

Ciertas patologías requieren que el anciano se someta a una dieta especial, lo que genera monotonía y desinterés. Además, la escasa variedad limita el acceso a muchos nutrientes. Las personas con padecimientos que afectan a la memoria pueden olvidar si han comido o no.

Beneficios de la correcta nutrición de los mayores

Prevenir las enfermedades y controlar las que ya existen son los efectos positivos inmediatos que podrás observar si tu familiar tiene un estado nutricional adecuado. Pero, además, la alimentación variada y que satisface las necesidades individuales es un importante factor para una alta calidad de vida.

Sistema nervioso

La prevención de enfermedades degenerativas que afecten tanto a la capacidad para ser independiente como a la salud mental es un aspecto esencial en los ancianos. Entre los nutrientes más importantes figuran: ácidos fólico y pantoténico, calcio, yodo, biotina, hierro, cobre y fósforo.

Sistema musculo esquelético

Para preservar tanto el tejido muscular como el óseo, es imprescindible una adecuada ingesta de proteínas, calcio y vitamina D. Exponerse al sol diariamente, como parte de los hábitos saludables de vida y de las terapias para mayores, contribuye a mantener los huesos fuertes y evitar las fracturas. La movilidad es causa y consecuencia de un sistema musculoesquelético robusto. La falta de ejercicio lo deteriora y, simultáneamente, quien tiene patologías relacionadas ve reducida su capacidad para desplazarse.

Aporte energético

Las necesidades energéticas disminuyen un 5 % cada década de vida. Tener en cuenta este factor te ayudará a prevenir la obesidad y la diabetes.

Proteínas

Una cantidad suficiente de alimentos con elevado contenido proteico conserva la masa muscular, mantiene el buen funcionamiento del sistema inmune y promueve la rápida cicatrización de las lesiones.

Fibra

La fibra soluble e insoluble tiene importantes efectos en el sistema digestivo, ya que mejora el tránsito intestinal combatiendo el estreñimiento. Adicionalmente, contribuye a mantener la flora intestinal y reduce los niveles de colesterol en sangre.

Micronutrientes

La gastritis atrófica, frecuente en ancianos, reduce la absorción de vitamina B12. El tratamiento consiste en la administración de inyecciones mensuales como parte del cuidado de los mayores. Este micronutriente es importante para el funcionamiento de las neuronas y previene la anemia. La vitamina E funciona como antioxidante; los carotenos y licopenos se han relacionado con menor incidencia de cáncer y de enfermedad cardiovascular.

En Primar residencia de ancianos en Madrid tenemos en cuenta todos los factores mencionados. De esta manera, tu familiar cuenta con una nutrición acorde con sus necesidades y goza de una mejor calidad de vida.

Leave a comment